...cerca del cielo, lejos del mundo
ESP   ENG
 Iruya
En el extremo noroeste de la provincia, como a espalda de ella, aislado entre cadenas montañosas y protegido por largos, angostos y serpenteantes caminos, como joya engarzada en la roca, aparece con belleza esquiva, Iruya, un pueblo de montaña.
En los siglos XVII y XVIII era una pequeña parcela dentro de dos millones de hectáreas del Marquesado de Tojo. Hoy, a 2713 metros sobre el nivel del mar, tiene la apariencia de ciudad amurallada. La mano del hombre ha colocado piedras allí donde la naturaleza no las ha puesto. El empedrado de sus calles es coraza que la protege de las lluvias.
Belleza y silencio sobrecogen al viajero que descubre IRUYA. El novelista salteño Francisco Zamora escribe “Visto desde la playa, muchos metros abajo, el pueblo es una repisa inclinada donde albea inmaculada la cal de las paredes. No hay otro pueblo igual y no hay otro tan bello”. Estrechos valles y laderas empinadas imponen cultivos que cuelgan de éstos a alturas increíbles. Los sembradíos están rodeados de pircas. Hasta allí se eleva el agua “mediante pequeños canales derivadores proyectados y construidos con la precisión de un ingeniero”
Historia >>

Hotel Iruya - San Martín 641 - Iruya, Salta (CP 4633) Tel: (0054 387) 4921738
Cel: +549387 5094458 - reservas@hoteliruya.com